IV Carrera de Montaña "Ciudad del Granito", Quintana de la Serena

Preciosa Carrera de Montaña la vivida el pasado día 8 de febrero en Quintana de la Serena, la primer de este tipo para un servidor, y a buen seguro no será la última, pues las sensaciones y la manera de disfrutar de una competición de este tipo, no se parece en nada al resto de carreras.

Llegaba el día, no había preparado muy a conciencia y pensaba que sería mucha tela para mí, nunca hasta la semana anterior, había corrido más distancia que la de una Media Maratón , por lo que esos 6 kilómetros más, eran una completa incógnita. A pesar de ello, llegué con un buen descanso, los días antes sin apenas kilómetros para tener bien descansadas las piernas.
Llegué a Quintana, muy bien acompañado, recogimos el dorsal y como siempre, buen ambiente en la línea de salida, pero algo nuevo para mí, no parecía ser gente competitiva, se respiraba un ambiente de corredores con ganas de disfrutar, con el objetivo de acabar la carrera, con el mismo que yo... eramos poquitos, pero con ganas. Aunque, claro, siendo la primera de las Carreras de Montaña de Liga de Extremadura, había gente que quería comenzar bien y conseguir la victoria.

Aquí os dejo el perfil y el enlace a wikiloc: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=8651932 de la preciosa ruta que disfrutamos.

 
La salida, muy tranquila por la mayoría de nosotros, comenzaba con dos kilómetros de subida, un terrenos con piedras y peñas de todos los tamaños, que hacían estar atentos al camino, algún que otro charco congelado, por el frío que castigaba estos días y disfrutando de la naturaleza en estado puro. Una vez acabada esta primera larga subida, ya estaba más o menos cada uno en su sitio, yo empecé algo parado, pensando en ser conservador los primeros metros, pero poco duró en mi cabeza esto y a sabiendas que uno de mis fuertes podían ser las subidas, puse un ritmo exigente y hasta que no llegué a la cima lo aguanté sin problemas. La primera bajada, de locura, unos 300 metros, sin camino, a lo loco, con mucha pendiente, para luego coger un camino en muy buen estado con subidas leves y bajadas... ya por fin llegamos a lo que era la cima en si, para disfrutar de una bajada preciosa, con buen firme.
A partir de ese momento, la carrera se hacía más exigente, poco a poco me iba descolgando de un grupo de 4 corredores, con unos 20 metros entre uno y otro, yo a la cola, sin sufrir, pero sin querer cebarme para ir al ritmo que iba cómodo y no al de nadie, como siempre suelo hacer.


  


Nueva subida, aunque menos exigente, bajadas cortas pero intensas, que no te dejaban un momento de respiro, en el primer avituallamiento apenas bebo, estoy acostumbrado a no hacerlo entrenando, por lo que no iba a hacer algo nuevo. Paso el kilómetro 10 y por primera vez miro el reloj, me asusto un poco pues la media que me marca es 4'30", creo que voy demasiado rápido, levanto algo el pie y empiezo a escuchar que un corredor se acerca por detrás. viene mucho más rápido que yo, además me suena de la media de Medellín, es mucho más rápido que yo, comentamos algo, me avisa de que la carrera se hará muy larga y después de avisarme el compañero me llega un aviso más serio, el de mis isquios... un amago que se quedó en eso, pero que influye definitivamente en que sea conservador e intente dejar pasar los kilómetros y guardar fuerzas.
Llegaría así al segundo avituallamiento, donde me avisan los voluntarios de lo que me queda, señalando un cortafuegos en el que veo a "corredores" andando... me comenta uno de ellos que voy bien, que he pasado el 11 por ese punto, y pienso que no está nada mal pero que las fuerzas flaquean. Por supuesto no se me pasa por la cabeza mirar atrás, nunca lo hago, y me pongo a subir la cuesta que antecede a el temido cortafuegos, cuando mis piernas vuelven a avisar, esta vez son los cuádriceps, que hasta el momento nunca me habían fallado, llevaba poco más de 16 kilómetros, distancia a la que si estaba acostumbrado, pero no al nível de exigencia de esta carrera.

Me lo tomo con calma y afronto esas dos últimas subidas intercalando correr y andar, aunque por momentos mi cabeza me pide parar para observar el paisaje. En este momento si que miro por primera vez atrás y veo hasta una docena de corredores muy cerca, me dispongo a afrontar la última bajada, para enfilar el tramo de 8 kilómetros que nos llevarían al pueblo y nuevo problema, esta vez es uno de mis gemelos el que no entiende por qué le castigo de tal forma hoy, me paro y estiro, cambio la forma de correr y a los 200 metros, el otro gemelo, también se me sube la bola, vuelvo a hacer la misma operación y por momentos se me pasa por la cabeza que no llegaré, quedan muchos kilómetros, aunque sean llanos, y para colmo de mi "desgracia", veo como los compañeros me van adelantando, uno tras otro me animan y eso me sirve para reponerme un poquito, hago un kilómetro sin apenas levantar los pies, empiezo a mirar el reloj de forma continúa, los metros no pasan y se me vuelven a subir las bolas, esta vez las dos a la vez... lo tengo muy difícil, pero intento pensar en positivo, estiro bien, me lo tomo con calma y a voy bajando el ritmo poco a poco, cada kilómetro se hace eterno, llego al último avituallamiento, bebo bastante y me recupero algo.


Parece que voy algo mejor, aunque los kilómetros pasan lentos.  Me pasan un par de corredores, pero gano algún puesto, veo la entrada del pueblo, pero mi cabeza quiere parar, mis piernas no dan de sí, 800 metros me dicen, eso me parece una eternidad... por fin, de lejos veo a mi chica, con cara de sorprendida me anima, eso me da fuerza para acabar y así poder tener un gran recuerdo, que todo por lo que había pasado mereciese la pena.

Al llegar a la meta, la satisfacción era plena, recuperamos fuerzas con unas ricas migas, cortesía de la organización y para casa. 
Una carrera que sin duda no será una más.

2h 13' 31" / ritmo 4:51/km (Posición general: 16 / Veterano "B": 6º)
Aquí os dejo la Clasificación final, aunque es lo de menos en esta experiencia.




No hay comentarios:

Publicar un comentario